Marta R.

Para mi, las clases con Vicente se presentaron muy duras desde el principio, debido a la intensidad y el grado de profundización tan elevado con que los contenidos se iban intentando meter en mi cabeza, acostumbrada muchas veces al estudio de un temario universitario que simplemente tenías que “reescribir” en un examen. Sin embargo, a través de la constancia mutua, de las palabras de ánimo y de un gran esfuerzo, poco a poco me iba dando cuenta qué significaba estudiar una oposición tan dura como la nuestra, y de cómo Vicente quería ayudarnos a prepararla.

Así, he de destacar su importante labor didáctica , y la capacidad para hacernos ver, cómo se debe realmente estudiar el arte, la geografía o la historia basándonos en una comprensión pormenorizada de la materia y a la vez, global. Es por ello, que la calidad del estudio está asegurada, así como la nueva forma de “ver las cosas” que aporta a nuestros conocimientos un valor individualizado y personal, base del que partir a la hora de aprobar una oposición.

Marta R.