Roberto López

Habiendo recalado en las clases de Vicente por el consejo de un buen amigo, pronto me di cuenta de que estaba en el lugar indicado para afrontar la oposición, no solo por la talla del preparador, sino también por el buen ambiente creado por los compañeros.

Se podrían destacar muchos aspectos positivos de las clases: rigor, claridad, profusión de conocimientos…, pero me quedo con la visión global que transmite Vicente de cada tema que estudiamos, es decir, la importancia de la interrelación de nuestras disciplinas a la hora de abordar tanto el tema como, sobre todo, las prácticas.

En definitiva, estamos ante un preparador de opositores-profesores caracterizado por su afán de superación, su calidad humana y su exigencia, cualidades que han conducido al éxito a un elevado número de alumnos.

Roberto López