Rubén G.

Una vez superada la difícil prueba que es el oposición, es de justicia dedicar una breve reflexión sobre la persona que ha dirigido mis pasos en este camino. ¿Cómo es el trabajo que Vicente realiza con los opositores?

Mi respuesta tiene dos vertientes, una la puramente profesional, y otra que va mucho más allá.

El trabajo que he realizado durante los años que he asistido a la preparación con Vicente me ha proporcionado unos conocimientos, habilidades y destrezas imprescindibles para poder superar de forma exitosa la oposición. Como elaborar temas analíticos, dotados de profundidad sin perder la concreción necesaria; preparar todas las posibles prácticas de Geografía, Historia e Historia del Arte. Abrir las puertas a la comprensión de qué es en realidad una Programación Anual o una Unidad Didáctica y saber manejar ambas con soltura y personalidad propia.

Esto puede encontrarse en otros preparadores, pero la diferencia viene dada por varios aspectos claves que Vicente implementa de forma innegociable en su trabajo: el primero es el rigor (tanto en el desarrollo de los temas, como en la elaboración de las prácticas y diseño de las programaciones). El segundo la profesionalidad (desde el primer momento te obliga a verte a ti mismo como lo que por el momento es sólo un objetivo, siendo profesor) esto conduce a un alto grado de autoexigencia en tu estudio y en tu preparación, que acaban derivando en un plus, que en buena medida, es lo que marca la diferencia con otros preparadores. Porque lo que Vicente busca es la excelencia, la calidad, se trabaja para conseguir dar lo máximo de ti mismo, y ese camino acabará conduciéndote al éxito.

Mencioné anteriormente que la influencia del trabajo de Vicente va más allá de lo puramente profesional, y es de justicia mencionarlo. Vicente trabaja sobre todas las cosas un aspecto fundamental bajo mi criterio, como es, la importancia de los significados. Es decir entender los procesos y los significados reales de los acontecimientos, situaciones, etc… que nos afectan. En el momento que por medio del trabajo y con su tutela eres capaz de comprender este aspecto, permite entender que es el mundo educativo, que papel quieres jugar en él y comprometer tu actuación profesional con esa idea…, es decir: Enseñarte que es ser profesor.

Aspecto este por el que merece mi reconocimiento y especialmente… mi gratitud.

Rubén G.